10 consejos para mejorar la apariencia de la piel

Por Zenia Quevedo Publicado en: Belleza, consejos El 2 de febrero de 2014

De acuerdo con la Fundación para Cáncer de la Pile de Estados Unidos, los rayos UVA son menos intensos que los UVB y prevalecen hasta 50 veces más. También penetran la piel hasta capas más profundas. Esto ocasiona que sus daños sobre la piel sean más fuertes.

10 tips para mejorar la apariencia de tu piel.

1. Demorar el proceso de envejecimiento. La mayoría se preocupa de la apariencia externa y de cualquier signo visible, pero el envejecimiento de la piel no se da aisladamente del resto del cuerpo. Para vernos naturalmente más jóvenes, debemos dar a nuestra piel las vitaminas y minerales que ésta necesita.

2. Entender cómo y por qué envejece la piel. El hecho de que la piel represente 15% del peso corporal la hace el órgano más grande de nuestro cuerpo. Por ello, entender su estructura, además de cómo y por qué envejece, es uno de los primeros paso hacia una apariencia más joven.

3. Broncearse envejece. Así es, mientras que la cantidad apropiada de sol puede hacernos lucir más jóvenes, luminosos y sanos, la debida exposición puede causar daños irreparables a nuestra piel. La prolongada exposición agota nuestras reservas corporales de Vitamina B y, a largo plazo, es la principal responsable de envejecimiento prematuro e incluso del cáncer. Nada más acertado que aquellos consejos de proteger nuestra piel de los dañinos rayos UV.

4. Alimentar nuestra piel con vitaminas. Algunas vitaminas pueden darnos una piel más joven. Por ejemplo, la Vitamina C ayuda a combatir las arrugas y finas líneas de expresión, al incentivar la producción de colágeno. La Vitamina E ayuda a una mejor apariencia al protegernos de los rayos UV (ultra violeta) y también al eliminar los radicales libres dañinos.

5. Las rosas rejuvenecen. En efecto, el agua de rosas alimenta e hidrata la piel. Aquellas pieles maduras se ven tonificadas y rejuvenecidas con el agua de rosa; además, también suaviza las arrugas y restaura la vitalidad e hidratación del rostro. Los aceites de rosas cosméticos son excelentes a la hora de cuidar nuestra piel, gracias a sus propiedades regenerativas.

6. Hacer ejercicio. Mantenernos en forma y activos físicamente hará maravillas por nuestra apariencia, sobre todo a medida que envejecemos. No olvidemos que se suele juzgar la edad en base a qué tan ágiles somos, qué tan en forma estamos, nos vemos, etc.

7. Perder peso. Una persona puede llegar a verse años más joven con sólo bajar unos kilos y reducir grasa corporal. El exceso de ésta no sólo daña nuestra apariencia, sino que también estresa nuestro organismo e incrementa el riesgo de enfermedades. Un cuerpo enfermo no suele ser sinónimo de juventud.

8. Usar suplementos vitamínicos. La superficie de nuestra piel cambia constantemente mientras nuestro cuerpo la renueva de forma natural. Para una apariencia más joven podemos utilizar antioxidantes especialmente formulados que ayudan a este proceso, tales como la vitamina E y la coenzima Q10, para complementar la cantidad que se encuentra en las células de la piel.

9. Cuidar nuestro pelo. A la hora de verse más joven el pelo juega un papel enorme. Una cabellera sana, suave y brillosa es sinónimo inmediato de juventud. Pero aunque su importancia sea innegable, son muchos quienes han abusado con aparentes cuidados, en especial las mujeres.

10. Unas uñas fuertes y sanas. Durante la búsqueda por lucir más jóvenes muchos se olvidan de las manos, sin tener en cuenta que unas manos envejecidas, pueden arruinar todo el efecto logrado. Por ello, siempre hay que tener cerca una botella de crema de manos/uñas, y hacer uso de ella cada vez que tengamos contacto con el agua.

Una piel sana y rejuvenecida no sólo dependerá de la condición de nuestra epidermis, sino también de cuan bien pueda absorber y retener humedad. Una piel que retiene agua de forma natural (una piel hidratada), conserva una apariencia más juvenil que aquella que con el paso de los años se vuelve más seca y, como consecuencia, propensa a las arrugas.

Fuente